viernes, 20 de junio de 2008

Sobre la comprensión

Creo que conozco el estilo de pensamiento de Miguel, que lo comprendo, lo que me resulta más dificil quizá es explicarlo, porque es complejo de entender por las personas que no tenemos autismo, quizá quien mejor me pueda comprender sean otras madres, padres, hermanos o personas con una gran relación con personas con este estilo de pensamiento.

Se habla mucho de que las personas con autismo piensan en imágenes, en el caso de Miguel, no sé si son imágenes o más bien el contexto en el que se dan las situaciones. Lo que si creo es que su pensamiento es diferente al mío, su lenguaje interno no es como el mío, el mío como el de tantas personas se basa en palabras, pero Miguel se maneja mejor por los contextos.

El problema surge cuando el contexto dice una cosa y el lenguaje dice otra, en estas situaciones para Miguel el lenguaje no es relevante, no le sirve, su comprensión es más sencilla. Si veo un caramelo, lo quiero, no me sirve que me expliques que es de menta y pica, lo quiero igual, cuando lo pruebo me doy cuenta y lo tiro. Pero soy yo quien aprendo con mi experiencia porque tu lenguaje me resulta complejo y me exije un sobreesfuerzo que no siempre puedo dar.

Cuando el esfuerzo de comprender es demasiado grande, Miguel deja de escuchar. Le resulta más fácil si decimos las cosas con frases cortas y sencillas, con términos claros, si además nos apoyamos en los contextos es mucho mejor.
Por ejemplo, Miguel quiere un helado, y pregunta ¿puedo comer helado?Se podría actuar de dos formas, primera: yo le digo que se han acabado, él repite la pregunta, y yo puedo decir, no quedan, de nuevo él repite la pregunta y yo vuelvo a decir, se han terminado, de momento para una misma respuesta ya he usado tres formas diferentes y Miguel sigue sin comprenderme, este camino llevaría indudablemente a la pérdida de la paciencia por ambas partes.
Segunda: abro el congelador le muestro que no hay y le digo No hay helados, Miguel comprende a la primera, puede que le de más rabia que haya o no, pero no será por un problema de comprensión. Ahora cuando pasa esto ha aprendido a decir, "y después a Mercadona a por helados", lo que me da garantías de que sabe que se han acabado y que hay que ir a comprar para poder comérselo.

En ocasiones pienso que usa nuestro lenguaje para comunicarse con nosotros, porque sabe que de esa manera le entendemos, pero cuando no lo necesita no lo usa. El hecho de que sea capaz de expresar un montón de deseos, de ideas, de comentarios, no significa que su comprensión sea buena.

En el caso de Miguel creo que su expresión es muy superior a su comprensión, que su expresión es adecuada a los contextos, porque la ha aprendido de memoria pero no porque tenga una comprensión global.

3 comentarios:

Laura Gòmez Àlvarez dijo...

Inma!! Què tema la comprensiòn!! Para mi es como que quisiera meterme dentro de Tomi y saber què piensa, còmo procesa lo que le pasa o lo que le dicen o lo que siente. Y es imposible!. Si uno no puede comprender bien o comprende de diferente forma, cuànto tenemos que conocer a nuestros hijos para ayudalos!. Què lindo blog!

Anónimo dijo...

Pues sí Inma, todos los que nos relacionamos con el tema del autismo conocemos perfectamente lo que explicas.
a veces, cuando leo lo que escribes, veo a Dani.
Un beso, guapa
Mariola

P.D. Voy a poner en mi blog un enlace al tuyo, ¿Te parece?

Cuca dijo...

Hola Imma. Hoy os he conocido y veo que aunque nuestros niños son muy distintos, estamos en el mismo barco. En este momento Alberto ha mejorado mucho su comprensión (y tengo muy claro que ha sido a fuerza de usar apoyos visuales), su expresión es aún bastante deficiente sobre todo a nivel fonológico. Pero como tú dices eso es lo que menos nos preocupa. Un abrazo para ti y tu chicarrón desde Galicia