sábado, 12 de abril de 2014

Sobre el 2 de Abril

Estamos en Abril, el mes de la concienciación sobre el autismo. Concretamente el día 2 es el día donde se concentran más actividades de concienciación.
Considero importante aprovechar la oportunidad del día 2, es un día en el que en un momento u otro la gente ajena oye la palabra autismo, si además conseguimos que no vaya unido a mensajes negativos ni victimistas, me parece un paso adelante.
Considero que para poder avanzar en materia de inclusión es necesario un cambio cultural, un cambio de mentalidad. También se que en cuanto a discriminación existen los juzgados, pero creo que una vía no es incompatible con la otra.
Llevamos años difundiendo en positivo, luchando por la inclusión, peleando con administraciones, mostrando lo que SI es el autismo, desmintiendo falsos mitos, etc, etc, etc y creo que todo eso ha dado su fruto. Este año me he emocionado de ver  tantos coles vestidos de azul, tantos coles con carteles sobre autismo, tantos maestras y maestros implicados difundiendo a sus compañeros y a sus alumnos. En muchísimos coles se han hecho actividades de concienciación, con videos, charlas, redacciones, dibujos etc en donde se hablaba de la realidad del autismo, de sus peculiaridades, de sus capacidades, de sus dificultades... y una parte muy importante de estos niños han llegado a casa hablando de autismo.
Ese cambio es crucial, los globos azules hacen su camino, marcan una linea hacia el respeto y la inclusión.

Hay gente que habla de concienciar a diario no sólo un día, pero la cuestión es: ¿quién con un hijo con autismo no lo hace? ¿Quién no pelea a la mínima para conseguir la participación de su hijo y poder brindarle oportunidades? Quienes estamos relacionados con este trastorno, lo hacemos cada día.

Todavía queda mucho mito enclavado en la sociedad, y la única manera de luchar contra esos mitos es arrojando luz sobre el autismo.

Por mi parte este año he participado en las actividades que preparamos desde ASPAU. Por una parte la iluminación del atrio del Museo Príncipe Felipe, en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia,


y además acudir a la mesa informativa que instalamos todos los años en el centro de Valencia.


Por otra parte he difundido a nivel de las redes sociales, con diferentes carteles



 He usado esta imagen como perfil para el whattsapp

y he colocado un cartel grande en mi balcón.


También, por supuesto me he vestido de azul y el mismo día 2 me entrevistaron en tres programas de radio diferentes. Os dejo aquí los podcast por si alguien tiene ganas de escucharlos














domingo, 23 de marzo de 2014

Fallas 2014

Si me preguntaran como describiría a Miguel estas fallas, todo serían adjetivos como impresionante, increible, estupendo... y es que cada año las vive con mayor intensidad.
Desde aquellos principios en los que oir un petardo le suponía un estrés brutal, hasta hoy que es el rey de la mecha.



Miguel tiene el tiempo estructurado en base a lo que es significativo para él. Cuando empieza el curso es como si fuera el principio de todo. Y en esta época es cuando empieza a nombrar su calendario particular. 
"En diciembre Navidad, después el cumpleaños de Miguel, después las Fallas, después la Primavera a Dinópolis y después el verano a la playa" Así resume él el calendario anual y en base a eso maneja el resto del tiempo. Así que como veis las Fallas aparecen en su calendario, porque son muy significativas para él. Cuando pasa su cumpleaños que es a principios de Marzo, ya empieza a decir "Las fallas, ya falta poquito" y cuanto más se acercan, empieza a recordar lo del año pasado y a calentar motores "compraremos los petardos, la mecha, Miguel" "Veremos las fallas" La mascletá Miguel" y esta serie de frases se las cuenta a todo aquel con quién se encuentra.
Así que cuando por fin llegaron las Fallas, se colocó la sonrisa en la boca y a disfrutar. Hemos andado muchísimo, viendo fallas por aquí y por allá, pero Miguel parece incansable, siempre va delante de todos y a menudo hay que decirle Miguel más despacio! porque nos lleva con la lengua fuera


El tema de los petardos parece increible. Miguel cuando era pequeño tenía pavor al ruido y año tras año, ha ido mejorando su tolerancia al ruido hasta niveles insospechados. He de decir que en Fallas la desensibilización sistemática se da sin planificación previa, porque hay petardos por todos los rincones de la ciudad tanto de día como de noche. Miguel empezó hace años acercándose al ruido cuando Roberto su hermano empezó a tirar petardos, primero los oidos tapados y mucho miedo, pero fue perdiendo el miedo y acercándose a mirar a Roberto, despertó su curiosidad y hasta se atrevía a encender las bolas de humo, que no hacen ruido y tiran humo de colores muy visual y muy bonito. Poco a poco llegó a tirar fuentes y otros petardos con sonido y aunque corriendo se tapaba los oidos, le gustaba tanto tirarlos que le compensaba taparse. Este año se ha salido, sigue con algo de miedo, los petardos más suaves los soporta sin dificultad, le encanta encenderlos con la mecha y tirarlos. Por otra parte es prudente con la mecha, alejándose de la gente para tirarlos, mirando que no pase nadie y preguntando si lo puede encender.



Es innegable que Miguel tiene dificultades con el ruido cuando el nivel de decibelios sobrepasa un límite. Pero aún así le importa más estar en el lío, en la fiesta, con la gente, en la calle, que el dolor o molestia que le supone el ruido. Por ejemplo en la mascletà, en la que se tiran petardos con muy alto nivel de ruido, durante minutos unos detrás de otro y en donde el nivel de ruido hace retumbar hasta el suelo, Miguel insiste en ir y en estar, pero necesita que uno de nosotros le tapemos los oidos fuerte y además él pone sus manos sobre las nuestras, para amortiguar un poco más. Pero con esta medida, él las disfruta con la misma intensidad que el resto de la gente.



Para acabar este resumen de las Fallas de Miguel, no puedo dejar de contar lo bien que se ha adaptado a todos los planes que hemos hecho, pasear a ver fallas, comer en casa de amigos, cenar en bares, ir de un lado para otro, etc. eso sí, él necesitaba llevar siempre la mochila con los petardos, y saber que después de hacer algunas cosas iríamos a que tirase petardos a su aire.
Se ha adaptado tan bien a todo que nos dejó con la boca abierta, una de las noches en la verbena de la falla de unos amigos. Sin dificultades ante la música tan alta, cantando muchas de las canciones y bailando sin parar, y eso que eran las 2 de la madrugada!! El a diario a las 10.30 dice "a la cama Miguel" 
Pero ya digo que estas fallas solo pueden tener buenos adjetivos para Miguel. 





Además me pareció muy significativo que al día siguiente a los abuelos y a los tíos, nada más verlos les dijera, "Miguel la música baila, muy bien!!!" 
Miguel sólo se incluye en la sociedad disfutándo muchísimo de cada cosa.
Para acabar la fiesta le contó a todo el mundo que por la noche se quemaba la falla pequeña y la falla grande y que después vendrían los bomberos para apagar el fuego. Vimos la cremà infantil y fuimos a casa a cenar, reventaditos de todas las fiestas, pero Miguel lo tenía clarísimo "Miguel el pijama nooooo, se quema la falla grande siiiii" Así que el padre se lo llevó junto a Inma, para ver quemar la falla grande y por fin poder descansar.

.

martes, 18 de febrero de 2014

Recordando... Despedida de Infantil

El otro día participé en una charla en la que contaba la historia de vida de Miguel, con los diferentes procesos que hemos ido pasando, diagnóstico, escolarización, guardería, cole, otro cole, instituto...
Al acabar la charla y repasar lo que había contado, recordé lo duro que fue cuando Miguel tuvo que salir del colegio. Quise hacer una despedida un poco especial, pensé en comprar chuches, en hacer una tarta, en comprar un regalito para cada compañero de su clase... quería dejarles algo de Miguel y que siempre pudieran recordarlo. Así que al final me decidí por escribirles un cuento, en donde hablase del paso de Miguel por el cole. Eso hice, a cada compañero le regalamos ese cuento y a las maestras también para que siempre pudieran recordarlo. Os dejo aquí el cuento por si os apetece leerlo.
Aún hay madres de aquella clase que me dicen que de vez en cuando lo releen

jueves, 13 de febrero de 2014

El de siempre, renovado


Hace tiempo que quería renovar el blog, nada relativo a contenidos, eso me gusta como está y pretendo seguir en esa mima línea. Quería renovar el aspecto del blog, quitar cosas que no uso, refrescar un poco la imagen y darle un aspecto un poco más dinámico. Así que me puse manos a la obra... que lío de plantillas, que lío de imágenes, de banners y de mil cosas más. Como se me hacía una montaña, he hecho pruebas varias veces y cada vez las he abandonado.

Pero un buen día, lo comenté con mi gran amiga Rocío Sotillos, que de esto (y de muchas más cosas) entiende un rato largo y se ofreció para echarme una mano. Pobre Rocío, cuanta vara le he dado!!!

El resultado ya lo podéis ver, ha quedado perfecto!! Estoy contentísima :-)

La imagen que ha diseñado para el blog me parece genial, Miguel de protagonista y el lenguaje a su alrededor, jugando con los colores del autismo, azul, amarillo y rojo, le ha dado mucha luz a la portada.
Mil gracias Rocío por querer ayudarme, por invertir tantas horas y por dejarlo tan tan bonito.
Espero que los que paseáis por aquí, os guste tanto como a mi.

sábado, 18 de enero de 2014

El aprendizaje

Miguel como muchos otros chicos y chicas con autismo tiene un aprendizaje muy peculiar. Ya lo he comentado en más ocasiones, los que me seguís sabéis que siempre digo que a Miguel la repetición le ayuda mucho, ya que por su estilo de pensamiento y sus dificultades cognitivas, le cuesta mucho aprender las cosas sólo oyéndolas una vez. Aprendió a hablar de manera funcional a través de las ecolalias, recuerdo perfectamente cuando sólo sabía repetir frases, no era capaz de cambiar una estructura de frase, ni siquiera una pausa de la ecolalia, sin embargo era capaz de comunicar lo que quería o necesitaba a través de las ecolalias diferidas.
Hoy os quiero contar como las repeticiones le siguen ayudando. Si por ejemplo quedamos con alguien que Miguel no conoce y se lo presento, es incapaz de retener su nombre, con las personas con las que va a mantener más contacto, y es interesante que conozca su nombre, nos esforzamos por que lo aprenda, con el resto no, ya que para él aprenderse el nombre de alguien no es fácil y le supone bastante esfuerzo. Solemos rentabilizar su esfuerzo y utilizarlo donde realmente va a ser funcional.
La manera en que trabajamos para que lo aprenda es: siempre se lo repito varias veces seguidas, y le pido que lo repita él, al rato otra vez lo mismo, y así varias veces, en una tarde lo podemos repetir más de 15 veces. Después le pregunto, ¿cómo se llama? y aún hay veces que me mira mueve la boca como para hablar pero no sabe que sonido articular, le doy la primera letra o sílaba y suele decirlo. Si al día siguiente lo hacemos más veces, Miguel se aprenderá el nombre y lo podrá usar sin dificultad. Una ventaja importante es que a pesar de costarle tanto aprender un solo nombre, una vez lo aprende es raríiiiisimo que lo olvide.

Estas Navidades desde el Instituto le mandaron deberes, tenía que repasar a través de fichas, un tema sobre el paisaje que habían estado trabajando. El material que utilizan con él, es sencillo adaptado a su capacidad y apoyado con pictos. Nos enviaron la última parte del tema y unas preguntas sobre el tema completo. Cómo Miguel aún no se lo sabe, era necesario responder con el texto que habían dado en clase, para no liarle. Si él en clase había trabajado que el paisaje es "todo lo que nos rodea y está formado por montañas, ríos, lagos..." yo no puedo decirle que el paisaje "es una extensión de terreno que se ve desde un sitio", porque entonces no comprende ni una cosa ni otra. Miguel empieza aprendiendo el tema como un lorito, de memoria sin comprender pero con el tiempo, ese aprendizaje memorístico es interiorizado y comprendido.
En el material que enviaron estaban los datos de la autora. Qué maravilla que compartamos el material y si respetamos las autorías podemos recurrir a él cuantas veces necesitemos. Siempre siempre siempre, me gusta citar la fuente, es la mejor manera de mantener el estímulo y valorar a los que elaboran materiales de manera tan generosa. En el caso de Miguel el material lo había elaborado Ana Vallés, así que me puse a buscar en la red y enseguida lo encontré, aquí podéis verlo. Colabora en esta web donde comparten material. Es perfecto para él. Sencillo claro y con el apoyo visual que tanto le ayuda.

En esta linea de facilitar su aprendizaje, en la reunión del trimestre, me comentaron que iban a empezar con los continentes y con alguna cosa importante de los paises más fáciles. Les dije que para Miguel podía ser una buena estrategia trabajar con los monumentos, ya que muchos los conoce porque aparecen en las pelis de dibujos, la Torre Eiffel, Notredam, la Torre de Londres.... y que asociarlos a algo conocido para él, se lo haría más fácil. La AL del aula ha encontrado un libro tipo atlas que es justo la idea que le comenté de los monumentos, estupendo!!!!
Ayer empezaron el tema y como Miguel no para de sorprendernos, pues lo hizo de nuevo. Empezaron con Europa y al nombrarlo Miguel les cantó la sintonía de Europa FM, jajajaja, después nombraron Africa y Miguel se puso a cantarles el waka waka de Shakira, jajajajaja, Me dijo la Al que acabaron todos los de clase mirando la bola del mundo y cantando, que fue genial. Buenísimo, me pareció buenísimo!!!!
Y es que Miguel utiliza mucho la asociación de ideas, una asociación peculiar, pero que le ayuda a conectar las cosas y a recordarlas mejor, es una estrategia más, para seguir mejorando :-)
Os dejo una imagen de Miguel haciendo los deberes en casa

lunes, 30 de diciembre de 2013

La visión positiva es lo que es

Quienes me seguís, sabéis que soy desde hace muchos años ferviente defensora de la visión positiva del autismo. De ahí nació mi lucha contra el uso peyorativo del autismo y la campaña para que la RAE cambiara la definición de autismo.
La visión positiva significa mirar las dificultades desde un punto de vista positivo. Significa dar valor a todas las capacidades de la persona, por encima de sus dificultades. Significa que de un problema de conducta, no puedo quedarme sólo con la consecuencia negativa que se genera, puede ser una rabieta, puede ser una rueda de estereotipias, una agresión, una autoagresión... pueden ser muchísimas cosas. Pero lo duro sería quedarnos en eso, debemos buscar que hay de positivo en todo eso. ¿Quizá una nueva oportunidad para trabajar la autoregulación?, ¿quizá una demanda encubierta?, ¿quizá una oportunidad para trabajar la flexibilidad?, ¿tal vez mejore la intención comunicativa?, ¿quizá que no obtenga la consecuencia deseada puede ayudarle a entender en un futuro más cercano?, ¿quizá el relax que viene tras la rabieta?, ¿quizá sólo es parte del proceso de aprendizaje?.....
No podemos quedarnos sólo con la apariencia de la conducta, hay mucho más por detrás.
La visión positiva significa mirar con otro espejo, en lugar de decir que un niño con autismo siempre tendrá dificultades de lenguaje, se puede decir que un niño con autismo tiene una gran capacidad visual y si presentamos la información de manera visual, su comprensión va a mejorar mucho. Significa ver más allá del diagnóstico, significa buscar las capacidades de la persona y darles gran valor.
A este respecto a veces leo o escucho artículos, comentarios, entradas de blogs, etc en donde se ha ido desvirtuando la visión positiva para pasar a un happy flower permanente. "Con un hijo con autismo todo es estupendo y maravilloso" y yo creo que no es así. La visión positiva no obvia la realidad del autismo, la visión positiva es lo que es.
A ver si consigo explicarme.... Mi hijo Miguel es maravilloso y no lo cambio por nada, no quisiera que perdiera nada de su esencia, lo quiero tal cual es. Pero eso no significa que todo en él y en nuestra vida sea perfecto y maravilloso. El autismo SÍ supone dificultades. Un ejemplo podría ser la entrada anterior a esta, donde hablo sobre las dificultades de Miguel a nivel de conducta.

La visión positiva me ha ayudado a valorar cada avance en mi hijo Mguel, me ha dado mucha fuerza para luchar por sus derechos y defenderlos allí donde ha hecho falta, me sigue dando ánimos para afrontar situaciones complicadas que surgen del día a día.
En ocasiones se tiende a hablar sólo de los avances, de lo positivo, del esfuerzo... sin contar que las cosas no son tan fáciles como pueden parecer. Quizá hemos pecado por exceso, evitando hablar de las dificultades. Si hablas de dificultades, muchas personas se quedan ahí, no ven más allá de la "discapacidad", quien escucha puede entrar en esa empatía mal entendida, "el pobrecito" o en la visión victimista, que tanto daño hace en general al bienestar personal y emocional de cualquier persona.
Quizá por miedo a caer en esas visiones o por luchar contra los mitos tan instalados en la sociedad, hemos sido excesivamente positivos. Sin embargo cada vez creo que es más importante hablar también sobre las dificultades. Porque existen, son reales y si las obviamos estamos dando una imagen errónea del autismo. Hemos da dar a conocer el autismo tal cual es, eso sí, dando peso a la visión positiva del autismo, incluso o más bien sobre todo, en las propias dificultades.
Es necesario contarlo, para que otras familias que vengan detrás vean como las hemos afrontado, para que profesionales que las lean, tengan una visión más certera de cómo actuamos las familias, de cómo se desarrollan las cosas en los hogares, que nunca es igual que en el centro.

Así que pretendo seguir con mi linea de siempre, realidad del autismo, de Miguel, de la convivencia, hablar sobre los avances, sobre las dificultades, y todo ello siempre impregnado de la visión positiva.
Vaya nuestra sonrisa por delante, porque seguimos afrontando la vida en positivo, y vosotros?



miércoles, 18 de diciembre de 2013

Lo complicado

Hace tiempo que quiero escribir esta entrada, es necesario contarlo todo. Creo que es importante hablar de las dificultades de las personas con autismo, porque puede ayudar a otras familias y a profesionales a entender mejor, si no al menos a conocer, aunque no acabemos de entender.
Antes de nada quiero dejar claro mi más absoluto respeto a mi hijo Miguel, nada de lo que aquí cuente pretende menoscabar su imagen ni tampoco atacar a su propio autismo.
Hace meses que Miguel está teniendo una especie de rabietas, no sé si este es el nombre más apropiado, pero es posible que sea el que todo el mundo pueda comprender mejor. Suelen tener que ver con la inflexibilidad. Muchos que me leéis sabéis que Miguel no es un chico con grandes inflexibilidades, de hecho es más bien flexible, aunque claro, dentro de lo que es la inflexibilidad para el autismo.
La cuestión es que debido a esta inflexibilidad de vez en cuando y últimamente muy a menudo, se enfada mucho. Cuando digo mucho, quizá se entendería mejor si digo "MUCHO".
Miguel es un chico muy fuerte con cuerpo atlético, mide 1'80 aproximadamente, delgado y está fuerte, muy fuerte. Lo que quiere decir que cualquier cosa que haga con mucho genio, va acompañada de mucha fuerza, aunque no pretenda hacer daño, la fuerza que lo acompaña siempre es muy grande. También acompaña lo físico con un gran chorro de voz, le sale la voz más grave y casi casi cual tenor gritando.
Cuando Miguel entra en este estado, necesita hacerse sentir, hacerse notar y expresarlo con todo su cuerpo. La forma que tienen estas rabietas son de patadas al suelo para que se oigan, golpes a muebles con la mano, y gritos, muchos gritos ensordecedores. Puede gritar frases como "ESTÁS MUY ENFADADO" "MIGUEL NO ESTÁ CONTENTO" y suele gritar cualquier frase que le digas acompañada de un NO final, "TRANQUILO NOOOO". En ocasiones puede ir a la persona con la que se ha enfadado y cogerla del brazo fuerte, sin llegar a lastimar. Con mucha cara de nervios, con tensión por todo su cuerpo, cómo si necesitara sacar esa rabia de su cuerpo a base de golpes, de ruidos, de fuerza... De momento no hay autolesiones, sólo son golpes de rabia hacia muebles, suelo, paredes, puertas...
Hasta ahora estas rabietas las tenía únicamente dentro de casa y sólo se enfadaba con alguno de nosotros, es decir padres y hermanos. Nunca se ha enfadado de esta manera ni con los abuelos, ni con los tíos, ni en clase, ni con amigos. Lo cuál es un gran aprendizaje, que no sé cómo consiguió :-) Sigue siendo así, excepto el aspecto del lugar, está empezando a enfadarse fuera de casa.
Los motivos como decía, tienen que ver con la inflexibilidad, por ejemplo estar jugando a algo y decirle "Miguel nos vamos a la calle", esto puede desencadenar en una gran rabieta o no. Depende seguramente del estado de su juego, a veces es capaz de decir, "cuando termine", que puede suponer 5 minutos, si esto se respeta, no hay rabieta. En ocasiones le pilla tan desprevenido que entra en rabieta sin más. A pesar de todo, más o menos esto es fácil de controlar. A veces directamente le digo, Miguel 5 minutos y nos vamos, o Miguel hay que terminar que nos vamos, de manera que dándole ese tiempo, él regula mucho mejor.
Pero hay veces que no es tan fácil, por ejemplo el otro día, llamé la atención a Inma porque se había comprado más chuches de las que debía, una tontería, y sólo le dije que no me parecía bien. Ella como es lógico no le hizo gracia y se enfurruñó un poco, sólo puso mala cara, no hizo nada más. Pero Miguel vino y me dijo "mamá Inma se ha enfadado", y le dije déjala que ahora se le pasa. Fue a Inma y le gritó "No te enfades Inma", Inma le dijo déjame y Miguel entró en rabieta brutal.
Para empezar no soporta que nadie esté enfadado, necesita estabilidad en el ambiente, cuando era pequeño y nos enfadábamos, nos estiraba los labios para dibujarnos la sonrisa porque le alteraba mucho el genio, la voz más alta... Muy a menudo pide perdón, "me perdonas, me perdonas, me perdonas, lo siento, lo siento" siempre buscando esa estabilidad emocional. Así, que su hermana pequeña se enfadara aunque fuera poco, le alteró muchísimo.
Yo con mi edad y mi comprensión del autismo puedo controlar delante de él, la forma de mis enfados o ponerme seria pero no levantar la voz, a veces incluso si no va con él, no demostrarle mi enfado, pero su hermana pequeña, no puede hacer esto y Miguel debe aprender que esto va a ser así, a costa de sus rabietas, pero no se puede ni se debe controlar todo el ambiente, para que no entre en ese estado. Estoy segura de que a pesar de lo duro que resulta, Miguel está aprendiendo con la experiencia de sus rabietas. Creo que controlar todo el ambiente para evitarlo sería sobreprotección, Miguel está vivo y los de alrededor también, y controlar nuestro comportamiento, las anticipaciones, las situaciones, está bien y es necesario, pero con cierta medida.
También da para otra entrada, la importancia de no hacer sentir mal a los hermanos, porque Miguel se ponga así, no podemos consentir que entre en juego el sentimiento de culpa, y si el otro día la rabieta de Miguel parecía que la provocó el enfado de Inma, hay que ayudar a Inma a entender que no es culpa suya, si no de que Miguel no comprende y aún está aprendiendo a conocer y controlar sus emociones  y que estar cerca de ella, le ayuda a aprender mejor. Como os imagináis todo esto afecta al equilibrio familiar, pero hay que estar muy atento y dar respuesta a cada necesidad.

No puedo negar que resulta durísimo, que se me rompe el corazón cuando lo veo sufrir así, porque aunque quiere, no se le puede pasar, necesita mucho tiempo para calmarse, a veces más de una hora de reloj sin que nadie le dirija la palabra, ni siquiera una mirada. Cuando por fin se le pasa nos busca a cada uno y dice "Ay ya estás contento, por fin!!"  Pide perdón varias veces, "mamá lo siento, no te enfades Miguel", nos da besos, y con gran sonrisa repita muchas veces "Miguel ya está contento".