viernes, 9 de octubre de 2009

Inma y Miguel

En anteriores ocasiones he escrito sobre la relación de Miguel con Inma y de Inma con Miguel, de su proceso. De las dificultades que han tenido por los celos mutuos que se tenían. Hoy quiero describir su relación actual.
La relación de Inma con Miguel mejora cada día, ahora que Roberto se va haciendo mayor y a veces se va a casa de un amigo, o a cualquier sitio, Miguel e Inma han tenido más oportunidades de estar solos y eso ha hecho que se relacionen más, mucho más. Ahora mismo en casa juegan más Inma y Miguel, aunque Roberto sigue manteniendo una excelente relación con su hermano, ésta también evoluciona y no se basa tanto en el juego. Inma ha pasado por diferentes etapas de celos, pero cada día comprende más las situaciones y va respetando a Miguel tal y como es. Aún tenemos mucho camino que recorrer pero estoy segura que su relación seguirá mejorando.
Actualmente Miguel e Inma se buscan mutuamente, tienen muchos juegos que han creado entre ellos, en los que se entienden a la perfección. Les gusta jugar juntos al ordenador, con los coches teledirigidos, patinar, correr, perseguirse... y otros juegos que no se como llamarlos pero que hacen que estén juntos, que compartan, que se rían, que se enfaden, que se busquen, etc, etc.
Por otra parte vamos haciendo camino para que Inma vaya comprendiendo y respetando a Miguel, creo que siempre hay que estar atentos a estas oportunidades que surgen en el día a día. Muchas veces es mejor aprovechar estas oportunidades que dar la charla sin venir a cuento.
Esta es una conversación que tuvimos cuando volvíamos en el coche de la piscina:
Inma: Mámá a qué como Miguel ya tiene 10 años y es mayor, no tiene seguro de niños en la puerta?
Yo: claro, es que el ya sabe bajar con cuidado
Inma: Cuando tenga 10 años, yo sabré?
Yo: Claro y te quitaré el seguro de tu puerta
Inma: Mamá, y cuando tenga 10 años ya podré castigar a Miguel?
Miguel: Castigado nooo!!!
Yo: Por qué lo tienes que castigar?
Inma: Sólo cuando se porte mal.
Miguel: Castigado noooo!!!
Yo: No Miguel, no estás castigado. Inma, tú podrás castigar a Roberto?
Inma: Noooo
Yo: Pues si Miguel es mayor que tú, porqué crees que a él lo podrás castigar?
Inma: Porque como a veces no entiende algunas cosas...
Yo: Entonces lo que tienes que hacer es enseñarle y explicarle las cosas, pero castigarle, no.
Inma: Y a quien podré castigar yo?
Yo: Sólo a los muñecos jugando. Tú sabes que en casa no dejamos que Roberto te castigue a ti ni a Miguel, a Miguel no le dejamos que te castigue y a ti tampoco.
Inma: vaaaale.
Aclaración: En casa no solemos castigar a los niños, somos más de reñirles cuando hacen algo mal , de explicarles que eso no se hace... así que no sé de donde vino este interés por el castigo.
En cualquier caso, cuando repaso mentalmente como han ido creciendo y acercándose, me doy cuenta de que van por buen camino y que no hay que precipitar las cosas, necesitan su tiempo. También pienso que las semillas que plantas explicando y viendo la relación de toda la familia con Miguel, hacen que esta relación crezca en positivo. Uno hace lo que vive a diario en su familia, si nosotros separásemos a Miguel para hacer las cosas, si no le diéramos oportunidades, si lo sobreprotegiésemos, si Inma viese que nos comportamos con él de forma diferente, también lo aprendería de ese modo. Creo que la educación es muy dificil pero que siempre hay que hacerlo todo mirando al futuro, porque todo lo que ocurre en sus vidas, va a formar su caracter y el estilo de personas que serán de mayores.

14 comentarios:

Fernando dijo...

Yo creo que el tiempo de más que se emplea para educar a un niño con autismo no sólo lo aprovecha él sino todos los que están a su alrededor. Sobre todo los hermanos que van a aprender a comprenderle, no porque les enseñemos, sino por que lo ven.
Un abrazo. Fernando.

Graciela dijo...

Inma me hace gracia lo de la niña y tu respuesta...las niñas son diferentes a los varones, te hará montones de preguntas ya verás!!!

Me encanta eso que crias a Miguel como un hijo más en la casa, eso les dá autonomía, seguridad...más allá de las circunstancias.

Besos y me agrada que cuenten las relaciones entre hermanos, todo estará muy bien...mientras crecen se afianzan los lazos

Laura Basualdo dijo...

Hola! Que lindo lo que cuentas de su relación, sin duda crecerá muchisimo mas aún.
Cariños desde la Ciudad de Buenos AIres

maay* dijo...

la peque y sus conversaciones... poco a poco se va dando cuenta de que Miguel es igual que ella, quiza un poco más reacio a repartir las papas de su cuenco, y toda esa mejora es gracias a ti.

anabel dijo...

ay, Inma, cómo me habría gustado que Erik tuviera también un hermanito... Pienso que las relaciones y los juegos que establecen entre ellos son fundamentales, aunque a veces haya momentos complicados.
Me alegro muchisimo de lo que cuentas de Inma y Miguel.
Besotes y ¡feliz fin de semana!

Cari Y Yoly dijo...

Muy lindo lo que has escrito!
Esta muy bien que aprenda a ser independiente en casa.
besos

MamideGlori dijo...

A mi me asombra la naturalidad con que ven a su hermano. Ellos, aunque son conscientes de las diferencias, lo viven con total naturalidad, su hermano siempre ha sido como es, y tener un hermano con autismo es de lo más normal para ellos. Supongo que a medida que crecen van comprendiendo que en otras familias la realidad es diferente, pero me gusta esa naturalidad en le día a día. Un beso.

Inma Cardona dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios, hacía bastante que no escribía y no se lo que tardaré de nuevo. En cualquier caso gracias por seguir visitándonos.
Inma

Los Arqueros dijo...

Tomo nota :)

Paulene Angela dijo...

Gran respuesta Miguel, excelente.

laMima dijo...

Siempre he dicho que Ainhoa ha tenido muchísima suerte de tener a Daniel como hermano (a pesar de que se llevan ¡8 añazos!) y que para mi hijo mayor su hermana ha sido un tesoro.
Tengo muy claro que ambos están aprendiendo muchísimas cosas el uno del otro, están teniendo una oportunidad más de ser mejores personas creo yo.
Todos sabemos que lo que se vive en casa se graba a fuego y sale, necesariamente. Es complicado a veces para nosotros, los adultos, controlar todas las consecuencias del ritmo familiar..pero la vida es así.
Que Miguel participe de lleno en la vida familiar tiene que ser, sin duda, imprescindible. Para él y para todos. Tengo muy claro que el mejor regalo que les podemos hacer a nuestros hijos (a TODOS) es enseñarles a ser autónomos, su independencia personal es imprescindible y no está reñida (nunca) con el amor incondicional, con los afectos...
Ese tiene que ser nuestro camino querida. Un abrazo.

Inma Cardona dijo...

Completamente de acuerdo, Inma, el camino es la vida independiente, cada uno lo máximo que pueda, y siempre acompañados del cariño, yo no quiero menos a Miguel por intentar a diario que se duche solo, al contrario, lo fácil es ducharlo y lo complicado es enseñarle, sin embargo en su futuro sólo le ayudará que le enseñemos, así con todas las cosas. Un abrazo

mayumako dijo...

Hola, Inma. Verás, hace unas horas has dejado un comentario en mi blog, sobre mi uso de la palabra autismo en una de las entradas. Agradezco la declaración y quiero que sepas que en ningún momento he pretendido crear algo negativo con el uso de la palabra y no quise ofender a nadie, sólo lo usé como expresión coloquial. Comprendo y lamento la incomodidad que haya podido causarte. En fin, espero que tu hijo y tú logreis grandes avances, y en cuanto al blog, le echaré un vistazo, pues de hecho necesito informarme sobre la enfermedad en sí, que estoy escribiendo un relato donde aparece una niña autista y no quisiera meter la pata jeje. Un abrazo.

Inma Cardona dijo...

Muchas gracias por la visita Mayumako, agradezco tu comprensión y estoy encantada de que pases a visitarnos. Si necesitas alguna información concreta para tu relato, no dudes en preguntarme. un saludo Inma