viernes, 2 de junio de 2017

AVANZAMOS

En la última semana ha tenido mucha repercusión en redes sociales la entrada titulada "Exclusión"
Desde aquí quiero daros las gracias por toda la difusión que habéis hecho, a las entidades que han hecho público su apoyo, a las personas que me han mandado mensajes privados de ánimo, a todos los que habéis compartido e invitado a compartir a vuestros contactos, a los que habéis comentado, en definitiva a los que se os ha movido un poquito el alma por este tema.

Hoy quiero explicar un poco más que trabajo llevo hecho y como he ido avanzando para poder mostrar la necesidad de crear una respuesta en Inclusión para Miguel.
Miguel es un chico con autismo, de 18 años, alumno del aula CyL del instituto Orriols. El aula CyL (Comunicación y Lenguaje) es un aula específica para personas con autismo. Miguel pasa parte de la jornada escolar en este aula trabajando diferentes materias y la otra parte de la jornada la pasa en el aula ordinaria. Miguel lleva un ACIS muy significativo, lo que significa que no lleva el nivel curricular de sus compañeros de ordinaria, si no que lleva todas las materias adaptadas. De hecho el nivel curricular de Miguel es bajo, a un nivel de primer ciclo de Primaria, sin embargo presenta buenas conductas adaptativas, lo que facilita su inclusión.

Desde mi punto de vista, esta es la mejor respuesta educativa para Miguel, porque le permite estar en el aula ordinaria junto a otros compañeros, pero además le permite aprender en la CyL en pequeño grupo y trabajar las habilidades y destrezas en las que presenta mayor dificultad.
Viendo que esta es la mejor respuesta para Miguel, pensé que estaría genial algo similar pero con formación prelaboral. Así que empecé a buscar... y por el ACIS de Miguel, la mejor respuesta eran los Programas de Cualificación Básica. Pero en lugar de los ordinarios, para Miguel sería mejor adaptados, por su nivel curricular y de comprensión, así además se respetaría el pequeño grupo que es donde él realmente aprende.
Pero yo quería que estos programas estuvieran en un centro ordinario y público.
Resulta que en Valencia no hay, si existen programas de cualificación básica pero no son específicos. También existen los programas específicos en entidades concertadas, pero no están en entornos ordinarios ni son públicos.

Así que hace un año y medio, empecé a reunirme con la Consellería de Educación, para plantear que continuidad tendría la educación de Miguel y que opciones me ofrecía la Consellería.
Empecé a ir a estas reuniones de la mano del instituto Orriols, ya que ellos confían mucho en Miguel y siempre han mostrado interés por darle la respuesta que necesita. A pesar de toda la buena voluntad, finalmente la comisión de infraestructuras de la Consellería descartó el instituto por cuestión de espacios.

Así que me solté de su mano y seguí acudiendo sola a diversas reuniones, en donde he justificado la necesidad de dar continuidad al proyecto de las aulas CyL y en general a los chicos con diversidad, con dificultades a nivel curricular, pero con otra serie de capacidades. Y además he justificado la necesidad de seguir en entornos ordinarios, porque creo que lo que Miguel aporta a los centros no es algo prescindible, la diversidad debe estar presente, los adolescentes también tienen derecho a conocerla y comprenderla. Miguel debe ser parte de su comunidad y la mejor forma de hacerlo es estando.

He de decir que siempre me he sentido escuchada y comprendida, por eso en la entrada hablaba de la declaración de intenciones.

Como parece ser que la cosa va para largo, en el primer trimestre nos comunicaron que a Miguel se le concedía un permiso especial para permanecer un año más en la CyL. Entre las conversaciones que he mantenido, una de las opciones que les planteaba era que si no había un programa, se le permitiese estar en la CyL de Orriols hasta los 21 años haciendo la inclusión en lugar de la ESO, en los ciclos, de manera que los aprendizajes fueran más funcionales para él.

Últimamente he tenido la impresión de que nos quedábamos en este año extraordinario y en las buenas intenciones, pero que no pasaban a la acción. Por este motivo consideré oportuno compartir en el blog la situación que me encontraba. Se nos echa el tiempo encima, montar algo nuevo sé que es costoso, no solo económicamente si no que lleva mucho trabajo y muchos plazos y a este paso, no parecía que fueran a montar nada.

Bueno pues todo este trabajo parece que empieza a dar frutos, porque ayer me informaron desde la Consellería que el proyecto se va a llevar adelante, que se van a crear programas adaptados en centros específicos y que también están trabajando para ofrecer Programas de Cualificación Básica para chicos con diversidad en entornos ordinarios.

Por todo ellodecido confiar y creer que la administración está por la labor de mejorar el futuro de personas como Miguel.

Quiero agradeceros a todos la difusión y todo el apoyo, porque todo suma.
Estaremos atentos a cómo se desarrollan estos programas y os mantendré informados de la evolución.
No debemos conformarnos con lo que hay, si lo que hay no da respuesta a las necesidades. También os digo que es necesario trabajar para crear y para mejorar las cosas, porque si no apretamos, no avanzamos.

Os dejo una imagen de Miguel en el Instituto Orriols, cuando comparte clase con el ciclo de Jardinería y otra trabajando informática



4 comentarios:

Elena Piñeiro dijo...

Enhorabuena Inma!!!! y como dices a seguir avanzando.

monicalu dijo...

Hola inma!! Soy Mónica, la madre de Lucia Moya, me estoy encontrando con esa situación, pero añade barreras arquitectónicas..es verdad, orriols se está portando de maravilla, pero nuestro ascensor ya no depende de ellos..me encantaría poder hablar contigo y unirme a tu « batalla»...

Mariola Lopez Tejedor dijo...

Qué alegria.
Gracias de parte de todos!!!

Mara Oliver dijo...

Enhorabuenaaaa y gracias de corazón por ir abriendo camino :')