jueves, 15 de abril de 2010

Las referencias

Cualquiera que sepa un poco de autismo, conoce la importancia de las referencias para las personas con autismo. Su comprensión de entornos, de situaciones..., en general diferente a la nuestra, hace que las referencias tanto de personas como de otras cuestiones adquieran mucha importancia para su tranquilidad. Su resistencia al cambio, también está implicada en la cuestión, su falta de predictibilidad hace que debamos ver las referencias como necesarias. En ocasiones hay quien piensa , "debe acostumbrarse a estar con cualquiera, debe acostumbrarse a ir a cualquier sitio, tiene que aceptar los cambios como el resto..." Pero esto no es tan sencillo, no es una cuestión de voluntad. Yo no estoy de acuerdo con que "deba acostumbrarse..." Evidentemente en la vida se dan muchas situaciones que no se pueden controlar y la persona con autismo pasará por ellas, por más que intentemos controlar el entorno, pero hay que trabajar no para que se acostumbre al cambio, si no para que encuentre estrategias para no sufrir en esos cambios, para ser capaz de autorregular su conducta, en definitiva para llevar estos cambios de la mejor manera posible.
En el caso de Miguel, en estos días festivos hemos salido de viaje, hemos cogido una casa rural y hemos estado fuera 4 días. Miguel es un niño bastante flexible, que se suele adaptar bien a entornos diferentes y que acepta bastante bien los cambios. Sin embargo estas vacaciones le han costado un poco más. Sus referencias personales las tenía completas, tanto padres como hermanos estábamos con él, lo cual ya le supone cierta tranquilidad. Lo que cambió fue su referencia del entorno, era una casa nueva, en un entorno nuevo. Miguel empezó el viaje muy contento, le anticipamos que iríamos al monte (concepto que entiende y que le encanta), a la casa del monte. Cuando llegamos exploró todo y se mostraba contento, pero al llegar la noche decía "a casa con la mamá", una y otra vez. Le explicamos que dormiríamos allí, cual sería su cama y que estaría con Roberto, su hermano mayor. Miguel por un momento lo entendía y aceptaba, pero al poco insistía "a casa con la mamá". Llegó la noche y se acostó sin problemas, durmió de un tirón y al levantarse empezó a repetir constantemente "y después a casa con la mamá". Le explicamos que a casa con la mamá iríamos el viernes, repetimos los días de la semana que es su mejor referencia temporal y al llegar el viernes le decíamos ... y el viernes a casa con la mamá.
Él lo pensó, y entendió un poco lo que pasaba, entonces cambió su frase y decía "el viernes a casa con la mamá" cada 10, 20 minutos. No tuvo ninguna rabieta, aceptaba el tener que estar en la casa, aceptaba las excursiones e incluso estaba contento y lo pasó muy bien, pero insistía en que le confirmaramos lo del viernes. Cada vez que el decía la frase te pedía una confirmación, si no se la dabas e intentabas ignorar la conducta, él insistía más y se agobiaba, con lo que era mejor decirle, "sí Miguel, el viernes..." y eso le tranquilizaba unos minutos.
Cuando Miguel era más pequeño y salíamos de viaje nunca mostró tanta necesidad de referencia. En el último viaje a Galicia, lo dijo en varias ocasiones, pero nada comparable a esta última salida.
Estos días hicimos una excusión a un parque precioso en el monte, La Hunde. Era pleno monte con un río, y muchísimos árboles, estos lugares junto con la playa son los favoritos de Miguel. Cómo siempre que salimos llevó sus barcos y estuvo mucho tiempo jugando en una especie de cascada, mirando como el barco caía, lo volvía a recoger y otra vez, este tipo de juegos son sus favoritos en donde observa con mucha atención el recorrido. Mi hermana que también estaba en este viaje decidió probar suerte y cuando Miguel más entusismado estaba le dijo: Miguel, ¿a casa con la mamá? rápidamente contestó, a casa con la mamá NOOOO. Pero esto duró poco, en cuanto subimos al coche, de nuevo pidió su confirmación.
Al llegar a casa no hizo ni dijo ninguna cuestión relativa a esto, ya estaba en casa y sobraba decir nada.

9 comentarios:

Isabel dijo...

Inma eso mismo nos esta pasando a nosotros, pero más suave. Ginés no insiste tanto. Un ejemplo es cuando lo recojo del cole, siempre me pregunta la secuencia de lo que va hacer la tarde, suele ser; comer, deberes, vamos a la terapia, ordenador, baño y cena. Lo suele aceptar, intenta negociar los deberes que los quiere siempre despues del ordenador.
Todo los día es lo mismo, y lo repite un par de veces, yo lo que le digo es "tu ya lo sabes".
Besos

María mamá de Javi dijo...

Inma, me encanta leerte porque aprendo un montón. Javi todavía es muy pequeño pero si he notado que cuando hemos viajado fuera de casa, no se separa de sus cubiletes azules, me imagino que es una forma de sentirse seguro, de expresar una referencia.
Me alegro que pasaseis uno días agradables en familia y que Miguel disfrutara.
Un besos grande

Betzabe dijo...

Ayyy Imna yo se que debe ser estresante, pero yo lo veo tan lindo jijijiji cómo busca “ordenar” el caos de los cambios, me parece excelente, lo ha tomado bastante bien, no quiero hacer comparaciones porque es obvio que los casos son muy diferentes, pero me hizo recordar a mi abuelita, ella esta muy viejecita y su memoria esta fallando, por eso hay que estarle recordando a cada rato algunas cosas que le dan seguridad, cuando esta en un sitio extraña a cada rato pregunta con quien vino, con quien se va, cuando se va etc, por eso cada cierto tiempo, antes de que ella pregunte porque le da un poco de pena tener que preguntar, nosotros le decimos:

Mami esta es la casa de fulanita, vinimos con zutana a comer y luego de la comida y del descanso nos vamos a casa

Después del almuerzo nos vamos con zutana mami

Y cuando se angustia la cosa puede ser cada 30 minutos, por eso se lo que se siente escuchar una y otra vez la misma pregunta, aunque las situaciones sean tan diferentes.

Un abrazo, creo que lo han hecho muy bien toda la familia.

Marina dijo...

Una de las terapeutas me explicaba lo de las referencias el otro día, x algo tan simple como que él no quería sacarse la campera ni tirar un papel que traía. Me dijo que hay que esperarlo, xq cdo. llega a un lugar, x más que ya lo conozca y sepa donde va a ir, se desordena, y necesita tiempo...

Inma Cardona dijo...

Isa, cada uno con sus peculiaridades, pero a nivel general cuantas cosas en común tienen!!!
Un besito

Inma Cardona dijo...

María, Miguel cuando era pequeño también se llevaba sus cubiletes a cualquier sitio, era un forofo de los trasvases, y ese objeto tan conocido y querido para él le daba cierta seguridad.
Un besito

Inma Cardona dijo...

Betzabé, no te creas que se diferencia tanto, sería como si un cerebro está en desarrollo y el otro está perdiendo facultades, por lo que en algún punto seguro que se encuentran.
Un abrazo

Inma Cardona dijo...

Marina, comparto lo que dice tu terapéuta, necesitan más tiempo que el resto para ubicarse, para centrarse y nosotros debemos dárselo.
Un beso

Dana dijo...

Inma, qué bien lo explicas!!!Mi hijo,igual que Miguel, tambien es un niño que parece adaptarse bastante bien a cualquier sitio nuevo, es mas, parece que le encanta!!Luego,claro, le da por hablar ..tiene mucha ecolalia,el relaciona mucho lo que ve con los dibujos sobre todo Mickey y Dora..Por ej.cuando está ante una situación un poco estresante para el, pide ayuda a ´´Tuuudeeels!!!´´, la herramienta de Mickey:) En julio vamos de viaje a mi país..ya he empezado con las anticipaciones..el conoce los miembros de la familia pero le va a costar....porque siempre le cuesta, sobre todo al volver...está un poco desubicado...Un abrazo enorme,Inma,como siempre, me ha encantado leerte!!!